Sergio C.

“Una auténtica gozada de casa-refugio. Tranquilidad, calor de hogar y un gran trato es lo que nos inspira esta experiencia que hemos vivido en la casa refugio. Una casa acogedora que incluye todo tipo de comodidades,rodeada de un precioso paisaje ideal para descansar y disfrutar.
Salvador, el dueño, atento en todo momento, dándote todo tipo de facilidades y consejos sobre qué visitar o donde comer.
¡¡¡Sin duda repetiremos!!!”