Villanueva de Oscos

Paraíso para el senderismo, Villanueva de Oscos es ejemplo de la ‘arquitectura desnuda’ del occidente astur, y nos permite disfrutar con una visita al Ecomuseo del Pan, al Conjunto Monástico de Santa María en la capital del concejo, y a sus múltiples rutas mineras.

Como sus dos compañeros de comarca, el municipio de Villanueva de Oscos se antoja al viajero como un verdadero remanso de paz para disfrutar de una naturaleza amable y profundamente apacible que invita a caminar, a pie, en bici, y desde luego siempre de una forma respetuosa con el medio. Tanto es así que el concejo tiene puestas en valor numerosas rutas de senderismo, además de ofrecer una red de servicios turísticos donde se puede disfrutar con la atmósfera típica del occidente de Asturias y con las esencias de su cocina tradicional.

Base de esta cocina es la fabricación casera y ecológica del pan, una experiencia que tendremos al visitar el Ecomuseo del Pan, no solo por las explicaciones del guía sino porque tal vez podamos participar en algún taller de fabricación del mismo. En toda la zona podremos fotografiar la arquitectura típica de la zona, ésa que el arquitecto Félix Gordillo bautizo como ‘arquitectura desnuda’, y que basa su identidad en la piedra, la pizarra negra, la madera y el cristal, y hablando de arquitectura no podemos marchar de Villanueva sin acercarnos al Conjunto Monástico de Santa María, ubicado en la tranquila capital del municipio, territorio éste que como otros del occidente asturiano fue reserva acuífera del Imperio romano y conserva las huellas de aquellas explotaciones mineras, así como de otras de hierro, cobre, plomo y zinc.

¿Qué ver?